domingo, 21 de mayo de 2017

¿QUÉ ES PATERNALISMO EMPRESARIAL?

Édgar Valero, sociólogo del trabajo colombiano, define paternalismo como una forma de ejercicio de la autoridad, que se inspira en la unidad familiar, en la que se trata a los subordinados como a menores de edad (indefensos y sin plena conciencia); sin tomar en cuenta su condición de personas con libertad y responsabilidad propias (2013, p. 8).

El paternalismo empresarial ha sido asociado con tradicionalismo; con lugares en los que se han dado contextos de carácter señorial y esclavistas; con economías rentísticas; con prácticas de reciprocidad entre empresarios y trabajadores; o con desregulación laboral o debilidad de la regulación (caso de países de Latinoamérica).

En este último sentido, Valero señala que frente a la normalización de las relaciones industriales, la supremacía de los acuerdos entre empresarios y trabajadores y clara institucionalización de sus formas de entendimiento, que predominaron en los países más avanzados y rápidamente dejaron atrás las primitivas modalidades patronalistas; [en éstas últimas] resulta notable y merecedora de estudio la heterogeneidad de relaciones laborales y configuración de la autoridad patronal en que parece ocurrir una simbiosis entre lo antiguo y lo moderno (p. 16)

El autor plantea también los paralelismos entre paternalismo y asistencialismo. En este último caso, puede tratarse también de una política social, supuestamente tendiente al bienestar de ciertos beneficiarios, quienes no intervienen en el diseño de la misma y se encuentran en condiciones de insuperable desigualdad social y pasividad frente a sus dirigentes.


REFERENCIAS

Valero, E. (2013) Paternalismo empresarial en la industrialización de Colombia y Venezuela. Capítulo 1: Paternalismo empresarial entre la tradición y la modernidad: Interrogantes y perspectiva de análisis. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. 

domingo, 14 de mayo de 2017

“SOCIACIÓN” DE SIMMEL Y HOMO SOCIOLOGICUS DE DAHRENDORF

Creador del concepto de sociaciónGeorge Simmel definió el concepto de "sociación", que sintetiza todos los intereses humanos, su contenido y procesos en unidades concretas (Giner, 2014). De esta manera, los grupos son complejos de interrelaciones entre los sujetos en los que generamos conflictos, intercambios y relaciones de poder con los otros.

En ese sentido, el concepto de homo sociologicus (Dahrendorf, 1973) tiene que ver con el entrecruzamiento de diferentes círculos en los que se mueven los individuos y los grupos (familia, trabajo, afiliación política, nación, gustos, etc.) que no tienen por qué ser coherentes entre sí. Y estos círculos estructuran haces de relaciones (rico/pobre, profesor/alumno, médico/enfermo): un mundo en el que las posiciones se definen a partir de los contrarios.


REFERENCIAS

Dahrendorf, R. (1973) Homo sociologicus. Madrid: Instituto de Estudios Politicos.


Giner, S. (2014) Georg Simmel. La fundación de la sociología analítica. Barcelona: Editorial UOC.

domingo, 7 de mayo de 2017

ANTROPOLOGÍA DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS EN SHORE Y WRIGHT

Las políticas públicas no son formas estáticas que giran en torno a
Una manifestación política
conceptos delimitados: expresan conjuntos de relaciones, procesos de significación, sujetos políticos cambiantes y secuencias de eventos, creando espacios sociales y semánticos que se transforman constantemente (Shore y Wright, 2011, p. 3). Evolución que, en ocasiones, adquiere vida propia y va más allá de las intenciones originales con las que las políticas fueron creadas (p. 4). 

Entender la política de esta manera nos aleja de la despolitización y el tecnicismo (o, incluso, el cientifismo en torno a la política). Permite percibir la dinámica resignificada de las políticas públicas, en interactuación con el contexto en que se desarrollan y con los agentes sociales que participan e inciden en la misma. Así, por ejemplo, analizando el contexto político español podemos vislumbrar el papel de los medios de comunicación en la construcción de una narrativa política, pero sin separar esa incidencia de las posiciones políticas que los líderes y grupos de poder difunden. Un proceso de significación en permanente evolución.

REFERENCIAS

Shore, C. y Wright S. (2011): “Conceptualising Policy: Technologies of Governance and the Politics of Visibility”, en Policy worlds. Anthropology and the Analysis of Contemporary Power, New York-Oxford, Berghahn Books, pp. 1-25.

domingo, 30 de abril de 2017

TIPO IDEAL Y TIPO EXTRAÍDO

Tipo ideal y tipo extraído
Destacamos estos dos conceptos a partir del marco teórico de Mauricio Rentería (2017), que a su vez recoge el trabajo de McKinney (1968). Así, en la polaridad entre lo teórico y lo empírico se encuentra la distinción entre tipo ideal y tipo extraído.

El tipo ideal lo conocemos por la obra de Max Weber. Es un tipo puro, abstracto, que funciona como recurso heurístico para la investigación, tratando de obtener una mayor capacidad explicativa.

El tipo extraído se sitúa en el polo opuesto. Se crea únicamente utilizando fuentes empíricas para identificar lo común a grupos o poblaciones. Recurriendo casi siempre a métodos estadísticos como el análisis de correspondencias múltiples o la clasificación ascendente jerárquica, entre otros.


REFERENCIAS

McKinney, J. (1968): Tipología constructiva y teoría social. Buenos Aires: Amorrortu Editores.

Rentería, M. (2017) Una aproximación a las tipologías en la investigación sociológica a partir de los estilos de vida de homosexuales masculinos en Lima. En: Empiria. Revista de Metodología de Ciencias Sociales. N.o 36, enero- abril, 2017, pp. 89-117.

domingo, 23 de abril de 2017

PROFESIONALIZACIÓN DE BECARIOS/AS

Realizamos en 2011 un estudio cualitativo para la bolsa de trabajo de una universidad colombiana. Aunque el informe no fue publicado el estudio analizaba, entre otros aspectos, el funcionamiento de las prácticas profesionales en empresas que la institución brindaba a sus estudiantes.

Las empresas veían las prácticas profesionales como una oportunidad para el aprendizaje, valorando el seguimiento por parte de la institución universitaria. Pero, paradójicamente, si bien las exigencias de actitud hacia los practicantes, las expectativas de mayor duración de las prácticas y las demandas de racionalización del proceso acercan la figura del practicante al de un empleado (profesionalización), las empresas expresan una posición contraria a la remuneración económica del desempeño. La relación se encuentra, además, salpicada de puntos de negociación en los que las empresas tratan de mejorar sus intereses percibiendo el grupo de universidades y sus estudiantes como un pequeño mercado de trabajo en que poder elegir las condiciones más favorables.

domingo, 16 de abril de 2017

II CONGRESO INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA Y ANTROPOLOGÍA DEL TURISMO

Se ha programado para los días 1 y 2 de Marzo de 2018 el II Congreso Internacional de Sociología y Antropología del Turismo, a celebrar en Alicante.

Desde ya y hasta el 30 de Junio se pueden enviar las comunicaciones para las ponencias, que recibirán aceptación o rechazo antes del 15 de Septiembre.

Con mucha anticipación, la Universidad de Alicante, institución organizadora, ha diseñado el Programa del Evento, los comités que lo forman y las reglas para participar en la publicación que saldrá del evento, así como los grupos de trabajo.

La anterior edición se celebró en Marzo de 2016 en Granada. Nos parece importante la consolidación de este intercambio dada la creciente importancia del turismo a nivel internacional, así como el auge de reflexiones sociales y políticas en torno al turismo, como el concepto de gentrificación.

domingo, 9 de abril de 2017

OTRO EJEMPLO DE CIENTIFICISMO MERCANTILIZANTE: LA TORPEZA DE RYAN AVENT

Vaticinos y mercantilizaciones en AventEn la anterior entrada de nuestro blog, reflexionábamos sobre cientificismo y determinismo tecnológico respecto a educación y empleo. Hoy nos referimos a un caso similar, esta vez en el marco de la relación entre revolución digital y empleo.

Asistimos a la transmisión online de la conferencia que Ryan Avent, especialista en historia económica y experto en cambios tecnológicos dio en Madrid el pasado 22 de Marzo. Nos interesó el concepto de paralelismo entre la revolución industrial de siglos pasados y la revolución digital que vivimos en la actualidad (Avent, 2017). Señaló que este tipo de revoluciones tecnológicas suponen ciclos largos, en los que la posición de los actores implicados puede evolucionar en el tiempo. Ponía el ejemplo de los movimientos obreros que quemaban máquinas en el siglo XIX y cómo posteriormente las sociedades se adaptaron a los cambios con el surgimiento del estado del bienestar.

La conferencia tenía un carácter académico y no vimos afirmaciones como las que leemos esta semana en una entrevista de carácter periodístico.

En dicha entrevista, publicada por el periódico El Mundo con fecha del pasado Jueves 6 de Abril y que lleva como título “Ryan Avent: Para competir con las máquinas hay que aceptar salarios más bajos", el referido autor señala lo siguiente:

“(…) Y el único modo en el que las personas pueden competir con las máquinas es aceptando salarios más bajos, de manera que haga menos atractivo a las empresas llevar a cabo inversión en tecnología que pueda reducir empleos. Si los empleados no cuestan mucho, puede que se lo piensen dos veces antes de invertir en el último grito en inteligencia artificial”.

Poner en relación los salarios de los trabajadores con procesos de automatización supone una absoluta mercantilización del trabajo  y la negación de que el trabajo puede regularse políticamente en esta revolución digital, como también fue regulado en la pasada revolución industrial.

Efectivamente, pese a las profecías que tanto ayudan a difundir un discurso empresarial determinado, se puede regular políticamente la negociación colectiva, las horas de trabajo y, por supuesto, los salarios. Es difícil comprender cómo el mismo Ryan Avent que habla del paralelismo entre ambas revoluciones incurra ahora en un vaticinio tan cientificista y mercantilizante.

REFERENCIAS

Avent, R. (2017) La riqueza de los humanos. El trabajo en el siglo XXI. Barcelona: Ariel.